Como afrontar las criticas

 A veces nos dicen que alguien habla de nosotros y eso nos incomoda, debemos saber como afrontar las criticas.

 

Una cosa es una crítica abierta, que alguien te hace sobre algo que no le gusta o parece incorrecto de ti, y otra es la crítica que se hace a tus espaldas. Esa que te llega de boca de otras personas que aseguran que alguien hablaba mal de ti.

 

En este nuevo post me quiero centrar en el segundo caso, esa situación de que alguien te traiga “chismes” sobre lo que de ti cuentan.

 

Me viene a la mente la fábula de las Tres Rejas:

 

Cuentan que el joven discípulo de un viejo Sabio llego a su casa y le dijo: Maestro, hay un amigo tuyo que va hablando mal de ti. A lo que el sabio contesto ¡bueno!, al menos habrás hecho pasar eso que me vas a contar por las tres rejas. ¿las tres rejas? Dijo el discípulo.

 

Si, la primera es la verdad. ¿Estas seguro que lo que me vas a decir es absolutamente cierto? No, realmente lo oí comentar a unos vecinos.

Entonces, al menos lo habrás hecho pasar por la segunda reja, la bondad. ¿Eso que deseas decirme, es bueno para alguien? Pues realmente no, por el contrario…¡Ah! espera, por lo menos lo pasarías por la tercera reja la necesidad. ¿Es necesario que yo sepa eso que me quieres contar?

Pues para ser sincero no, maestro. Entonces dijo el sabio sonriendo: pues si no es verdadero, ni bueno, ni necesario, sepultémoslo en el olvido.

 

Es un cuento que ilustra muy bien lo que deberíamos hacer cada vez que alguien nos viene contando supuestos rumores sobre nosotros o sobre cosas que hicimos. Aunque lo habitual es entrar a rebatir eso que nos dicen, reaccionando normalmente de forma exaltada.

 

Bueno, me dirás, “es que mi honor merece respeto y no pueden hablar de mi cosas inciertas”. Y ¿crees realmente que reaccionando con furia lograrás evitarlo? Ten en cuenta que el ego en estas situaciones nos puede jugar malas pasadas y lo que pensamos que es una defensa de nuestra honorabilidad esconde una necesidad de demostrar algo a los demás.

 

También puede ser que lo que sucede es que te preocupa lo que hablen de ti, o que tengas miedo al que dirán y en este caso padecemos de la necesidad de aprobación de los demás. Eso esconde inseguridades y miedos sobre nuestra capacidad para desenvolvernos en la vida.

 

Actuar como el sabio del cuento nos libera totalmente de todas esas cargas. Primeramente, no entramos en la historia que alguien trae, pues debemos tener en cuenta que hay personas que lamentablemente ocupan su tiempo en difundir habladurías de otros o que buscan crear conflicto entre la gente. Puede que incluso te aseguren que es cierto eso que oyeron hablar de ti, pero lo que no podrán decirte es que eso que te cuentan sea bueno para alguien, y mucho menos que sea necesario para ti. Pues tu decides lo que es necesario para tu persona, nadie puede erigirse en tu “supuesto defensor” aunque llegara el caso de necesitarlo.

Desde la perspectiva Mindfulness aprenderás como afrontar las criticas, pues una vez que has desarrollado la capacidad de observar tu mente y sus pensamientos evitas las reacciones que no llevan a nada positivo y respondes con la distancia que te da esa visión cabal, hacia los pensamientos en lugar que “desde” los pensamientos.

 

Te sientes protegido por la atención plena, pues Mindfulness es también una especie de protección.

 

Te liberas de las molestias que te causan esos comentarios, no tienes que reaccionar obligatoriamente de ninguna manera, ni deshacerte del malestar que te pueda provocar pues simplemente aceptas su presencia y tratas de vivir en armonía con todo eso, desde la aceptación que hay cosas que escapan a tu control.

 

Estas a salvo sólo cuando estás completamente atento. Te sientes libre del nerviosismo y la aflicción. Si por el contrario, reaccionas corres peligro. Esas reacciones te hacen daño tanto física como mentalmente. Y además te agotan.

 

Estar molesto es malo y lo sabes.

 

La ira por la razón que sea es mala.

 

Si alguien te critica, ya estas sufriendo por esa crítica.

 

Cuando te enfadas, encima del sufrimiento que sientes, tú mismo creas otro más.

 

Y si estas enfadado no eres feliz. Cuando te enfrentas a la crítica, si fueras capaz de mantenerte en calma, en paz y estable, seria fantástico ¿verdad?

 

Esto sólo es posible cuando Mindfulness está presente en tu vida.

 

Tus quejas no tendrán fin si haces un drama cada vez que descubras tus puntos débiles o los de otra persona.

 

Acepta que el mundo está establecido sobre la imperfección, Nadie es perfecto. Hemos de vivir, por decirlo así, con este mundo imperfecto.

 

La imperfección no es una razón para estar molesto o disgustado. Es algo que puedes aprender a aceptar a través de la practica de la atención plena.

 

Tu puedes ser compasivo con la otra parte, puedes ayudar siempre que sea posible. Así pues, no intentes justificar tu enfado, tus celos, tu envidia, los chismes o tu disgusto.

 

Mediante Mindfulness debes aprender todo esto y ello puede liberarte de estarte quejando todo el tiempo.

 

¿Crees que alguien que se queja es feliz?

 

La ira es como un incendio.

 

El resentimiento es como un incendio, ya te hable de los efectos del resentimiento y de cómo eliminarlo.

 

Hazte consciente de los peligros de la ira, los celos, el odio, el estar enfadado, la frustración, la irritación y el nerviosismo y no trates de justificarlo.

 

Como ves, empezamos tratando el tema de como afrontar las criticas pero descubres que está todo conectado y que mantener la conciencia plena en el presente y aplicar Mindfulness a tus relaciones con la vida son la clave para evitar mucho sufrimiento.

 

Suscríbete al blog para recibir puntualmente todas las publicaciones así como un mini curso de introducción a Mindfulness.

 

 

Si te a gustado comparte o deja tus comentarios.

 

Gracias.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *