Como empezar a meditar

Si quieres saber como empezar a meditar, te lo explico en este artículo.

 

Muchas personas me consultan sobre los primeros pasos para iniciarse en la meditación. Ya que una de las bases de la practica de Mindfulness en la meditación, es necesario conocer los aspectos básicos para hacerla de forma regular y efectiva.

Veo que hay muchas dudas a la hora de empezar a meditar. Normalmente estas dudas son referentes a tres aspectos: 

1- La postura correcta.

2-La respiración.

3-La atención a los pensamientos.

 

En la primera cuestión, sobre la postura correcta, las personas que se inician en la meditación imaginan que tendrán que tener una gran flexibilidad para poder adoptar la postura “del loto”, esa postura con las piernas cruzadas sobre los muslos que vemos en los meditadores orientales experimentados.

 

Esto no es necesario. En occidente no se ha trabajado tanto la flexibilidad para que un occidental pueda usar durante mucho tiempo esa postura. Para poder meditar correctamente lo importante es mantener una postura correcta en lo que a la espalda se refiere. O sea, manteniendonos sentados, con la espalda recta en sus curvas naturales, con los hombros relajados pero no caídos hacia adelante, sino hacia atrás, el vientre y abdomen relajado y libre de tensión. Las manos en el regazo realizando un “mudra” que puede ser con las manos una sobre la otra y los pulgares en contacto manteniendo una linea recta. O bien, con las manos sobre las piernas.

 

Puedes sentarte en una silla o en un banquito de meditación, o también sobre un cojín duro o zafú y si dispones de flexibilidad suficiente con las piernas cruzadas en la posición de “medio loto”. Asegúrate de que sea una posición que puedas mantener de forma estable sin forzar y con una relativa comodidad.

 

Sobre la segunda cuestión, la respiración, no has de hacer nada especial. Si bien, es recomendable al principio de tu sesión el realizar tres o cuatro respiraciones profundas para tomar conciencia de tu respiración, luego has de respirar con normalidad. Tomando el aire por la nariz y expulsándolo igualmente por esta. Sin forzar ni tomar mas aire de lo normal, céntrate en que sea una respiración lo mas fluida y normal posible, de hecho, con el tiempo tu respiración se irá calmando y haciendo cada vez mas suave y poco profunda, pues al mantener una actividad mental baja, tu consumo de oxigeno también baja.

 

Lo que si te recomiendo es que lleves alguna técnica de conteo de la respiración durante los primeros meses de tu práctica. Alguna forma puede ser llevar la cuenta de cuarenta respiraciones, y luego mantener la atención a la entrada y salida del aire hasta que se cumpla el tiempo que hayas programado.

 

Otra técnica de conteo puede ser empezando contando las respiraciones de uno a cinco, luego en la siguiente tanda alargas las respiraciones y cuentas hasta seis, sigues añadiendo una respiración en cada bloque hasta llegar a diez. Luego mantienes la atención en la respiración hasta cumplir tu tiempo.

Con un cronometro o alguna aplicación disponible para móviles puedes programarte estos tiempos de práctica.

 

La tercera cuestión que la gente se plantea al empezar a meditar es que hacer con los pensamientos. Falsos mitos sobre la meditación nos han hecho creer que se trata de dejar la mente en blanco, y claro, una persona que se inicia en ello, al intentar sentarse y hacer un esfuerzo por “no pensar” acaba sintiéndose frustrada pues a los pocos minutos se da cuenta de que eso es imposible y termina por abandonar.

 

Creo que este es uno de los principales factores de abandono en muchas de las personas que se inician en esta práctica. Pues no se trata de dejar la mente en blanco, de hecho, si te repites a ti mismo “no voy a pensar” lo que haces es pensar, y eso crea mas resistencia, y mas ruido mental.

 

No has de realizar ningún esfuerzo. La meditación es algo que se deja sentir, no algo a lograr, ni que requiere ningún esfuerzo. Tan solo es dejarte ir hacia la observación del flujo mental, del río de tus pensamientos que vienen y van, y una vez que te das cuenta de que un pensamiento a captado tu atención y te ha llevado del momento presente, vuelves a la atención en tu respiración, y continuas observando hasta la siguiente, así de sencillo.

 

Iniciarse en la meditación es mas sencillo de lo que piensas. Empieza ya, estableciendo una hora fija cada día. Con unos minutos al principio bastará, esto pueden ser de cinco a diez minutos por sesión. Ya sabes que es fundamental a la hora de integrar la práctica de Mindfulness en tu vida y obtener todos esos beneficios de reducción de estrés y ansiedad que puedes conseguir.

 

En el próximo artículo entraré en detalles sobre el sitio donde meditar, como crear un ambiente adecuado y algunos trucos mas para ayudarte en su práctica.

 

Sigue al tanto de las publicaciones del blog suscribiendote a la lista de correo.

 

Gracias.

2 thoughts on “Como empezar a meditar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.