El corazón siente emociones

Los últimos estudios parecen confirmar que el corazón es algo mas que una maquina para bombear sangre.

Pascal planteó que el corazón tiene razones que la razón no entiende. Para jurar se lleva la mano al corazón, a la intuición se le dice corazonada, de alguien bueno decimos que tiene un corazón de oro y cuándo amamos a alguien le decimos: te amo con todo mi corazón.

La pena nos parte el corazón, el miedo lo hace encogerse y con la alegría nuestro corazón salta… ¿Simples metáforas poéticas? Parece demasiada coincidencia ¿No?… ¿No será que nuestro corazón sabe, siente y responde en sentido real? Parece ser que el corazón siente emociones.

Eso es lo que parece indicar la investigación de una ciencia emergente: la neurocardiología.

Esta nueva línea de investigación indica que el corazón posee una forma de inteligencia diferente a la atribuida al cerebro, con mucha más influencia en nuestra vida de la que podemos imaginar: ambas inteligencias, la del cerebro y la del corazón, se complementan pero parece que el puesto de mando se sitúa en el corazón.

Conectar con la inteligencia
del corazón supone adquirir una mayor sabiduría e inteligencia para vivir.

Mientras que la inteligencia del cerebro tiende a analizar y a separar en partes, la inteligencia del corazón busca la síntesis. La idea de que podemos pensar con el corazón ya no es sólo una metáfora sino que es, de hecho, algo muy real. La investigación científica está apuntando a que el corazón es fundamental como centro de inteligencia en los seres humanos.

Los biólogos moleculares nos dicen que el corazón es la glándula endocrina más importante del cuerpo.

En respuesta a nuestra experiencia del mundo, produce y libera una hormona importante, ANF (Atrial Natriuretic Factor) (Factor Natriurético Atrial), que afecta profundamente las funciones del sistema límbico o “cerebro emocional”. Esto incluye el área del hipocampo donde la memoria y el aprendizaje tienen lugar, y también los centros de control de todo el sistema hormonal.

Los neurocardiólogos han encontrado que del 60 al 65 % de las células del corazón son en realidad células neuronales, y no células musculares como se creía anteriormente.

Son idénticas a las células nerviosas en el cerebro, operando a través de los mismos enlaces, los ganglios, con las mismas conexiones dendríticas-axonales que en el cerebro, y utilizan los mismos neurotransmisores. Cambiando nuestra conexión con el corazón podemos modificar también el cerebro: si las señales cardíacas son caóticas, este caos se refleja en ciertas áreas cerebrales; si aprendemos a gestionar estas señales y a transformarlas en señales coherentes, se abren cerebralmente también nuevos campos de percepción que nos permiten pensar con más claridad.

Nuestras percepciones entonces cambian y podemos ver más aspectos de la realidad y relacionarnos con ella de forma más profunda y satisfactoria: somos más conscientes de lo que pasa alrededor nuestro, más sensibles hacia los demás y aumenta nuestra autoconsciencia de lo que sentimos y pensamos.

En realidad, de una forma intuitiva y sabia, esta conexión corazón-cerebro y su poder para grandes trasformaciones, no es algo nuevo. Como sucede a menudo, la ciencia confirma lo que la humanidad sabia conocía desde hace miles de años: el poder transformador de soltar la experiencia de vivirnos “fragmentados” y recuperar la experiencia del todo integrado que somos.

Esto es exactamente lo que sucede cuando nos vivimos desde una atención sostenida, desde una consciencia ecuánime, desde una experiencia Mindfulness 

¿Te ha parecido interesante, quieres aportar tu comentario? 

También puedes compartir en tus redes sociales. 

Gracias

20 thoughts on “El corazón siente emociones

    1. Hola Roberto.
      Gracias por tu pregunta. Mi fuente para este artículo procede de mi formación en la Escuela Transpersonal. José María Doria, su director es un firme creyente y divulgador del estado de coherencia cardiaca. Pero ya que aludes a universidades tienes a la de Oxford en un estudio en el campo de la Neurocardiología que han visto que: “del sesenta al sesenta y cinco por ciento de todas las células del corazón son células nerviosas que son precisamente las mismas que en el cerebro, que funciona exactamente de la misma forma, supervisando y manteniendo el control de los procesos
      de la totalidad de la mente-cuerpo-cerebro así como conexiones directas sin intermediarios entre el corazón y las estructuras cognitivo emocionales del cerebro”
      Espero con esto haber aclarado tus consulta. De todas formas, en otros campos como la neurociencia del cerebro se han confirmado aspectos de la mejora cerebral a través de la meditación, pero para esto, hace miles de años, otros seres ya lo observaron sin estudios científicos. Hay quién sólo cree hoy día en aquello que se pueda demostrar “científicamente”. Por eso, algunos de esos científicos cuando se aproximaron al origen del “Todo” se rindieron a la evidencia de que no hay sólo forma y cosas tangibles en este Universo creado por una Inteligencia Superior inabarcable, innasible e inmanente. Un saludo!

      1. Hola Giss.

        Muchas gracias a ti por dejar tu comentario. Realmente esta es la forma de que yo pueda saber si el esfuerzo que realizo (que sale del corazón) llega a otros corazones.
        Seguiré dedicando tiempo a publicar, algo que reconozco en los últimos tiempos hacer menos a menudo, pero que con esta motivación me servirá de impulso.
        Muchas gracias.
        Un abrazo!

  1. Hola, un par de preguntas, el espíritu y el alma se encuentran en el corazón? O cada uno tiene un espacio independiente en nuestro interior? El espíritu y el alma son lo mismo? Gracias.

    1. Hola Ana. Cuando hablamos de algo que trasciende la materia física, como en este caso el “espíritu o alma” no podemos ubicarlo en ningún lugar concreto. De hecho si tenemos en cuenta que esta realidad es no-dual, o sea, que no hay separación y todo procede de la misma Unidad, no hay barreras, no hay dentro del cuerpo ni fuera, ni hay lugar pues en todo lugar puedes encontrar a “Dios” o como llames a esa inteligencia creadora de todo lo que existe.
      La medicina china sitúa nuestro centro energético en el Tantien, la zona por debajo del ombligo, por si te sirve de algo.
      Gracias por seguir el blog.
      Un abrazo.
      Luis Miguel.

  2. Hola, buenas tardes.
    Me puedes ayudar…
    que significa cuando las cosas se te olvidad. O cuando piensas en algo y nunca secede y la imaginacion, de donde viene?

    1. Hola Alejandro. Nadie ha podido ni podrá nunca ubicar donde están los pensamientos. Sabemos que el cerebro es el centro de la cognición, el que organiza todo lo que nos llega a través de los sentidos y nos pone en contacto con el mundo. Más allá de eso, el saber los porqués no te van a ayudar. Yo te recomiendo la práctica de la meditación para fortalecer el “musculo” de la atención y así evitar los olvidos o distracciones. La imaginación sucede en base a lo que conoces y tienes en tu memoria, no hay ninguna relación entre lo que tu mente fabrique o desee y lo suceda en el mundo real.
      Un abrazo!

    1. Rosalia. En efecto por temas técnicos no tengo aún habilitada esa opción desde el blog, pero puedes hacerlo como yo te voy a indicar ahora.

      Tan sólo has de seleccionar en la barra de navegación cuando estés en el artículo del blog. Una vez selecciona, copia y ve a tu pagina de facebook. Alli pega el enlace como cuando vas a publicar en tu muro. Entonces aparecerá el articulo del blog ahí.

      Muchas gracias por tu colaboración!

      Un saludo!

      Luis Miguel.

  3. Hola. Se ha dicho al respecto, que la red neuronal del corazón, emite un fuerte campo magnético, que llega a superar incluso en 5000 veces el medido en los EEG en el cerebro. De hecho dicen nuestro corazón puede percibir el campo magnético del corazón de quién nos rodea y de este modo, intuitivamente, podemos percibir el estado emocional de quién nos rodea. ¿Se sabe cuanto mide (en Gauss) el campo magnético del corazón?

    1. Hola Edu. Gracias por tu comentario. Yo desconozco esa medida, pero tampoco me interesa. El hombre está obsesionado con medir y certificar todo lo que percibe, pero eso es no son más que distracciones del mental.
      Precisamente ese artículo trata de la capacidad de “sentir” de una forma intuitiva, desde el corazón y no a través de una medición realizada por el ego humano.
      Un saludo.

  4. Es curioso. Leer aquí, la experiencia que he vivido, en relación al “corazón”. Por un lado el camino de la fe cristiana que me ha echo percibir y vivir mas intensamente la vida con un gusto por todo que nace de una relación con Cristo que ha transformado mi vida como un bien que todo lo alcanza y por otro lado apartarme de ese camino, me ha llevado a estar nervioso, estresado y angustiado por los problemas cotidianos, e incluso sufrir arritmias y pulso elevado. Y de nuevo en el encuentro con Jesús he vuelto a la normalidad. La fe, cristiana, para ayudaros a entender lo que digo, no es un listado de cosas que hacer o cumplir, es mas bien el encuentro con una Persona y personas (Jesus y su iglesia ) que te cambia el “corazón” y tú mirada sobre el mundo y las cosas que pasan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.