El miedo

El miedo es contagioso

El miedo es contagioso.

 

 

Si.

 

 

 

Por eso debes estar muy atento a las personas que te lo pueden contagiar.

 

Tal vez ellos no lo hagan a propósito, es lo más probable, pero es igualmente dañino.

 

La persona que vive con miedo, que siente miedo a la vida, al futuro, a lo que aún no existe, busca a otros para de alguna forma cobijarse. Así al menos piensa que no está solo ante el miedo.

 

Por eso te intentan contagiar sus miedos. No solamente referente a sus situaciones, sino a las tuyas.

 

Si les cuentas de tus decisiones o acciones que vas a tomar ellos te pueden transmitir sus miedos y dudas.

 

Aunque ellos no sean quienes se tengan que enfrentar a esa situación, lo harán, dirán que lo hacen por tu bien. Por eso suelen ser personas de tu entorno mas cercano: amigos, familiares, etc.

 

 

Lo que debes hacer es permanecer muy presente en esas situaciones. Valorar tu punto de vista, tu decisión e intentar discernir desde donde vienen esos consejos. Muchas veces cuando una persona nos habla a nosotros, realmente está reflejando lo que se diría a si misma. Entonces no está dándote a ti el consejo, inconscientemente se lo da a si misma.

 

Mantenerse a una cierta distancia emocional de ese escenario es crucial. De lo contrario te pueden arrastrar y al final comprobar que es cierto que el miedo es contagioso.

 

El miedo nos limita el crecimiento como personas, nos limita el aprendizaje, nos mantiene presos en una situación que aunque no sea satisfactoria para nosotros mantenemos.

 

Por miedo. Mantenemos situaciones o relaciones que no nos hacen felices. Pero es tal el miedo a lo desconocido que preferimos quedarnos dentro de la “zona de confort”, bueno, yo no lo llamaría zona de confort sino “zona de infelicidad” pero es un hecho que muchas personas viven así.

 

¿Tanto tienes que perder?¿Tanto te aterra lo desconocido que te niegas a descubrir tal vez una vida mejor?

 

Y lo que a mi mas me duele, pensar que esas personas que viven así no son conscientes que cada día, cada instante de su vida no volverá, que no tendrán segundas oportunidades, que puede pasar la vida entera y sólo al final, cuando ya nada se puede hacer lamentar no haber sido más valientes.

 

 

Y llegado a este punto, muchas personas a las que digo esto contestan que “no es fácil cambiar”, claro, si para ti lo fácil es quedarte como estás y piensas que lo difícil es crecer, abrirte a la vida y aprovecharla. Entonces quédate en lo fácil y desperdicia un regalo maravilloso como es la vida, única e irrepetible.

 

Por eso yo me siento en la obligación de ayudar, a facilitar ese camino del cambio a todas las personas que estén dispuestas a emprender dicha transformación.

 

Con las técnicas de Mindfulness y un enfoque de vida Integral es posible diseñar una vida acorde con lo que verdaderamente esperamos de ella, no con lo que hemos acabado haciendo por miedo, una vida sin ilusión.

 

En mi consultoría bien sea online o personal te puedo aportar claves, herramientas y consejos para facilitar ese cambio. En ningún momento voy a pretender dirigir tu vida ni diseñarla, ese es trabajo tuyo, tan solo puedo allanar un poco el camino, desbrozar la maleza que a veces te impide verlo, esa maleza hecha de miedos y prejuicios que te impiden avanzar hacia la vida que mereces.

 

Por supuesto, en la vida hay dificultades, todos nos encontramos con obstáculos y momentos dolorosos pero como toda experiencia en este Universo, son estados temporales, todo cambia y tu actitud también puede cambiar a mejor.

 

Te mereces una vida plena, consciente, despierta y en continua evolución. No una vida estancada, repetitiva, llena de miedos, prejuicios y limitaciones.

 

Esta sociedad cambiará en la medida que cada uno nos comprometamos con el cambio que queremos ver. Cada uno desde su lugar debe aportar de sí lo mejor que pueda para ello.

 

Cuenta conmigo para ayudarte en este proceso. Francamente, la ayuda recibida es igual de beneficiosa que la ayuda entregada, pues en este Universo todo es intercambio de energías y de amor.

 

Gracias.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *