entender la vida

Entender la vida

Entender la vida.

 

Como experto en Minfulness Transpersonal, entiendo que la misión que puedo realizar es la de “facilitador de la comprensión”.

 

Tal y como dice la Wikipedia: “El trabajo del facilitador es apoyar los mejores pensamientos y prácticas en todos los participantes de un grupo. Para lograrlo, el facilitador promueve la máxima participación, el entendimiento mutuo y cultiva las responsabilidades compartidas…”

 

¿Y por que un facilitador de la comprensión? Pues porque en la vida una de las formas de llegar al autoconocimiento es llegar a la comprensión, no tanto de las cosas sino de la forma en que reaccionamos ante los eventos que nos suceden, o sea, entender la vida.

 

Tu puedes ser tu propio facilitador de la comprensión. Realmente no necesitas a nadie, aunque puede que alguien pueda durante un tiempo ayudarte a despejar ese camino lleno de maleza, que no deja ver con claridad, o sea, que impide la comprensión de las cosas de la vida, de la experiencia de este camino por la tierra.

 

La cuestión es que seas consciente de que te hayas en una selva llena de la maleza de tus pensamientos, tan amontonados que no dejan ver mas allá de un paso, a veces ni eso, tan solo avanzas como puedes, llevándote arañazos de todas esas ramas que dificultan tu avance. De pronto te das cuenta que sangras, pues una rama con sus espinas te ha provocado un corte, pero ni te diste cuenta como fue. Tan solo te preguntas por qué sangras, por qué te duele, si lo único que intentabas era avanzar y buscar tu sitio.

 

 

Pero no sabes como hacerlo, como evitar que un poco mas adelante te vuelva a pasar, que te enganches con otra rama igual a la anterior, que incluso viste delante de ti, pero no tomaste conciencia de que si no despejabas la maleza antes de llegar a ella, te volvería a pasar lo mismo, te volverías a arañar, a provocar sangre y dolor. Tan solo te das cuenta después de que ha sucedido…lamentablemente tarde.

 

 

Eso es la comprensión, eso es entender la vida, es algo más que aprender de los errores, es algo más que saber que por ese camino te volverás a lastimar. Se trata de que comprendas el porqué de esa manera de actuar, cual es la causa de que desoigas a tu conciencia, a tu ser interno, a la voz del corazón y su coherencia con el cerebro más racional.

 

Comprensión es saberte perdonar, ser benevolente contigo mismo, no juzgarte ni maltratarte por los errores cometidos, pues tal vez ni fueron errores, tan solo deberías verlos como grandes oportunidades para tu aprendizaje, para que ese camino se transite con consciencia y asumiendo plenamente cada paso y cada decisión.

 

 

Comprensión es estar abierto a la experiencia, no prejuzgando nada, sin pensar que cada experiencia vivida se pueda repetir de igual forma en momentos diferentes. Sin pronosticar nada, comprendiendo que como decía el filósofo: “solo se que no se nada”. Esta forma de aceptar la realidad te libera de una gran carga, llena de sufrimiento innecesario, pues cuando te das cuenta que todo procede de tu pensamiento, y que como tal, es pasajero, cambiante y lo que hoy ves negro y difícil mañana puedes ver como una simpleza.

 

Y si comprendes que esa realidad es tu realidad, no la que se manifiesta de forma real, sino tal y como tu la percibes, entonces logras facilitarte la comprensión de la misma. Ten en cuenta que fruto de tu ego apegado a la forma y a la búsqueda de conflicto el pensamiento que puede surgir es el de identificarte con tu personaje, tu dolor, y desde esa identificación justificar ese pensamiento para no dejarlo ir, para permanecer en el, regodeandote en tu desgracia, en tu lamento o queja y asumiendo el papel de victima inocente de un universo que conspira contra ti.

 

Si te has sentido alguna vez así, entenderás de lo que te hablo. Yo también lo he vivido. Pero no te juzgues por ello, al contrario, se compasivo, date amor y ternura, pues a todo ser humano le ha pasado alguna vez, se ha visto en ese bosque rodeado de malezas, perdido sin saber por donde salir, haciéndose daño tan solo por intentar salir de esa construcción mental que parece tan real…pero que con confianza, con serenidad, deteniéndose a escucharse, tan solo así, de forma mágica ese bosque que nos tiene atrapado se despejará, delante de nuestros ojos, de forma milagrosa.

arbol otoño

 

Y lo único que hiciste fue detenerte, confiar y escuchar a tu interior, volver a tu centro, sentarte y meditar, abandonando la lucha, practicando una rendición tranquila, no es una derrota, no lo confundas, esto no es una lucha de egos en la que hay vencedores y vencidos. Tan solo tu, valiente, con dignidad, y al mismo tiempo con humildad, aceptando que por la fuerza tratar de salir de ese bosque lleno de zarzas y enredaderas solo te hará mas daño…suelta!…respira!…ya has llegado, siempre estabas ahí, siempre esa calma estaba ahí, tan solo había que detenerse y observar, y encontrar a tu ser interno, a la conciencia plena, a tu centro.

 

Eso es mindfulness, en su dimensión transpersonal, tu coherencia cardíaca ejerciendo su poder inmenso de sanación en tu conciencia. En la meditación mindfulness encontraras la vía directa a tu encuentro intimo, al encuentro de la comprensión. Y con la practica en tu vida cotidiana realizaras la extensión de lo aprendido en tu meditación, lo harás activamente, lo sentirás integrado en tu camino.

 

Espero que mis consejos te ayuden, y que como Facilitador de la Compresión pueda servirte para despejar ese bosque enmarañado que a veces te impide avanzar.

 

Suscríbete si quieres recibir un mini curso de Mindfulness y estar al día de las novedades del blog. También agradezco tus comentarios pues son los que dan vida al blog. No tengas reparos en expresarte, estoy deseando responder a tus dudas o comentarios. 

 

Gracias.

 

2 thoughts on “Entender la vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *