La conciencia en el presente

Enseñarte a mantener la conciencia en el presente es el objetivo de este blog.

 

¿Como se puede mantener la conciencia en el presente?

 

La primera vez que oíste hablar de Mindfulness no tenias muy claro que era eso de la conciencia plena. Pero cuando leíste o te dijeron que se trataba de mantener la conciencia en el presente observando lo que sucede si juicio, seguro que pensaste que eso ya lo haces normalmente.

 

¿Seguro?

 

Si te detienes un momento a observarte, en tus actividades diarias, desde ir caminando por la calle, ir conduciendo, haciendo cualquier labor habitual, como limpiar la casa, ducharte, pasear al perro y otras más, te darás cuenta de que tu mente continuamente esta divagando, ocupándose en pensamientos.

 

Solo debes hacer la prueba cuando acabes de leer esto. En cualquier actividad que emprendas te vas a dar cuenta de que forma vas creyendo que estas presente en el ahora, pero realmente tu mente te lleva y te trae de un lado a otro, del pasado al futuro, o bien con recuerdos de cosas pasadas, o planeando cosas para el futuro, para un futuro que cuando llegue probablemente tampoco vivas con consciencia plena.

 

¿Y por que, y para que es tan importante estar presente en el ahora?

 

Puede que te hagas esta pregunta, que pienses que si solo prestas atención a lo que sucede no podrás planificar tu vida, ni organizar aquello que has de hacer, ya sea a corto, medio o largo plazo.

 

También puede que pienses que no acordarte del pasado puede ser perjudicial pues puedes volver a cometer los mismos errores.

 

No se trata de que no planifiques y organices tu vida. De hecho, la conciencia plena te ayudará a tomar mejores decisiones. Pero cuando hablamos de la mente que divaga nos referimos a un pensamiento que no lleva la toma de ninguna decisión importante, tan solo suele ser un pensamiento asociado a alguna preocupación por el futuro próximo o lejano.

 

Y tampoco se trata de que no tomes nota de los sucesos del pasado, de los errores o aciertos y en suma de todas las decisiones que tomaste que han hecho que ahora te encuentres justo donde estás. No, se trata precisamente de que puedas observar aquellos momentos pasados, sin apego, sin añorar lo que te resulten buenos momentos, pues eso te puede hacer sentir mal, pues si entras en la comparación de esos momentos con el ahora, tu mente egoica, siempre empeñada en comparar, te dirá eso de “cualquier tiempo pasado fue mejor”.

 

Creo que ahora lo vas entendiendo, ¿no?.

 

También puede ser que del pasado lo que recuerdes sean las decisiones que tomaste y que ahora lamentas haber hecho. O sea, te arrepientes pues crees que haber tomado otro camino, o haber hecho otra cosa hubiera tenido mejores consecuencias. De nuevo tu ego comparativo, trae a tu mente la “imaginada” comparación con lo que tienes y “lo que pudo haber sido”, nada mas perverso que ese pensamiento, pues se basa en algo que nunca sucedió pero que tu mente te hace imaginar como cierto, como si pudieras ver el resultado que habría tenido aquella decisión que no tomaste….una vez mas, garantía de sufrimiento y de angustia.

 

Entonces, que mejor que abrir los ojos de la consciencia y darse cuenta de que SOLO EXISTE lo que sucede o a sucedido, y que ya que no se puede cambiar el pasado, asumas desde el presente la responsabilidad, no la culpa, de aquello que hiciste y afrontando esa responsabilidad, actúes de la forma mas apropiada en este momento, el único en el que puedes actuar.

 

Y sobre el futuro, ¿acaso puedes predecirlo?

 

No, evidentemente. Tan solo puedes tomar nota de lo que aprendiste del pasado y en base a eso, ya sean errores o aciertos obrar en consecuencia, teniendo en cuenta eso si, que no hay nunca garantías completas de que la acción que tomes hoy, tenga el resultado que buscas mañana. Hay múltiples variables que pueden afectar al curso de cualquier acontecimiento, y el hecho de que algo te saliera bien en el pasado, no quiere decir que tenga el mismo resultado en el futuro.

 

 

Pretender ser “Director General del Universo” y ser capaz de hacer que todo se cumpla según nuestros deseos no es mas que otro engaño de nuestro ego que nos hace creer todopoderosos. Sólo somos humanos y por tanto con nuestras limitaciones propias de estar en un mundo cambiante, impermanente e impredecible.

 

Pero si no asimilas tus limitaciones como ser humano te sentirás frustrado cada vez que las cosas salgan tal y como las planeaste. Es licito que lo intentes, que tengas tus sueños, pues son el motor de la vida y de las acciones, que hagas tus proyectos para mejorar, pero también que seas consciente de que una vez hecho el esfuerzo desapegarte del resultado es la postura mas coherente.

 

 

Todo esta visión ecuánime de la vida se logra manteniendo la conciencia plena o Mindfulness.

 

Para ello tienes dos formas necesarias para entrenar esa consciencia.  Una es la meditación, diaria, al menos seis días por semana, de una duración que puede ir de una sesión de diez minutos hasta llegar a practicar media hora, una hora, o dos sesiones diarias de veinte o treinta minutos. Con esta practica, básica en la practica de Mindfulness, entrenas tu mente en prestar atención a lo que sucede en tus momentos presentes. Considéralo como un entrenamiento mental, además de ser un momento del día que reservas para encontrarte contigo mismo, con el silencio y la quietud que durante el ajetreo diario suelen faltar.

 

La meditación lleva practicándose hace milenios, ahora en occidente empieza a conocerse mas a fondo, los beneficios están mas que demostrados y ya no se ve tanto como una práctica de lamas tibetanos o hippies que viajaron a la India en los años setenta. Ya se enseña en hospitales, se practica en grandes multinacionales y empresas que buscan mejorar la calidad de vida de sus trabajadores.

 

La excusa para no practicarla suele ser la falta de tiempo. Y precisamente la meditación es una practica para desvincularte de esa esclavitud de la sociedad actual sobre “el tiempo”. Todos tenemos tiempo, solo has de buscarlo y pensar en que tu te mereces ese cuidado, que no solo será bueno para ti, sino para los que te rodean.

 

La otra parte de la ecuación de la atención plena es la práctica llamada informal, la que se realiza en tu vida habitual. Para ello hay recursos, tales como las píldoras mindfulness que aquí proponemos. Esos pequeños momentos conscientes que te desconectan del piloto automático. Y tu voluntad de prestar atención de forma intencional. No te dejes engañar por tu mente que te lleva de un lado a otro, vive en el presente, es el único momento que tienes.

 

Reflexiona sobre lo que has leído. Una lectura reflexiva es necesaria para asimilar los cambios que debes hacer en tu vida para mantener la conciencia en el presente. Seguro que una vez integres Mindfulness en tu vida tu percepción de la misma cambiará y te sentirás mas libre del peso de la culpa y la preocupación, lastres que no te dejan vivir una vida plena.

 

Deseo que todo esto te sirva de ayuda.

 

Si te ha gustado comparte.

 

También puedes suscribirte y formar parte de una comunidad de personas conscientes que quieren cambiar sus vidas. ¡Cada vez somos mas!

 

Gracias.

 

3 thoughts on “La conciencia en el presente

    1. Hola Tania.

      No entiendo muy bien si en tu mensaje dices que te ayuda o que no lo suficiente. Mi recomendación es que lo conviertas en una práctica habitual en tu vida, no como algo esporádico. Se trata de meditar unos minutos cada día y además intentar intencionadamente poner la atención en varias de las acciones que haces a lo largo del día de forma rutinaria. Cada vez que te descubras con la mente en otro momento o lugar diferente al que estás, traerla amablemente y hacerte consciente de lo que sucede tanto fuera como dentro de ti, en cuanto a emociones, sentimientos, etc. sin juzgarlos ni intentar cambiarlos, retenerlos o rechazarlos. Aceptando lo que és a cada momento y fluyendo con el constante cambio que forma parte de la existencia.
      Espero que te sirva de ayuda.
      Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *