¿Podemos cambiar realmente?

¿Podemos cambiar realmente?

 

 

Saber si podemos cambiar realmente, esa es la clave.

 

 

Es una pregunta que nos hacemos alguna vez en la vida, seguro, y de alguna forma representa para nosotros un reto, vernos ante un abismo de incertidumbre, y necesitamos saber que ese cambio es posible, que puede ser real y que esos sueños que a veces hemos creído imposibles se pueden convertir en reales.

 

Plantearse un cambio siempre asusta, se trata de salir de la zona de confort, de tomar decisiones que aparentemente nos sacan del camino marcado. Ese abismo que percibimos tan solo esta en nuestra mente, es imaginario, al igual que todos los miedos. ¿acaso puedes decirme de alguna entidad física que puedas llamar miedo?

 

Aprender que todo son creaciones de nuestra mente es algo que puedes lograr con la práctica de la atención plena o mindfulness. A través de la meditación empiezas a conocer tu mente, observar tus pensamientos y ver hasta donde pueden afectar a tus actos, decisiones y en general a toda tu vida. Todo depende de como decidas responder a esos pensamientos.

 

Ser mas consciente con la atención plena se traduce en vivir mas “despierto”, y poder detectar qué pensamientos proceden del miedo y cuales tienen una razón justificada. De esta forma, podrás finalmente ver que lo que creías un abismo no es mas que un sendero por el que vas a transitar, y ese transito se realiza AHORA dando un paso cada vez, el paso que se produce en este momento, el necesario para avanzar, y el único que realmente existe.

 

Cuantas veces nos detenemos por el desconocimiento de lo que hay después una curva en el camino de la vida. No hay seguridad de nada, eso es importante tenerlo claro, nada permanece, nada es seguro, ni siquiera por muy bien estudiado que tengas el plano del camino. Nunca se podrá predecir un momento futuro, es cierto que lo que el pasado te haya enseñado te puede aportar la forma en la que actuar frente a determinadas situaciones que se den, pero incluso eso, a veces no esta bajo nuestro control pues no hay dos suceso que se repitan de igual forma, es de nuevo la ley de la impermanencia y del cambio constante en el Universo.

 

No busque entonces respuestas a lo que pasará, tan solo da el primer paso y luego otro y luego otro. Esto es lo que puedes hacer a la hora de cambiar, y por eso pienso que podemos cambiar realmente, en el momento de que lo hagas desde la presencia y la atención plena en el ahora.

 

Si te ha gustado comparte o deja tus comentarios.

 

Gracias.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *