meditacion

Cómo hacer de tu vida una experiencia presente

¿Quieres saber cómo hacer de tu vida una experiencia presente?

 

Pues sigue leyendo.

 

Básicamente hay dos cosas que evitan que te mente te deje vivir una experiencia presente:

 

1-.El pasado

2.-El futuro

 

Sobra decir que evidentemente ninguno de esos momentos son el presente, ese en el que pretendes estar. Realmente es este mismo momento, siempre es presente, tan sólo es tu mente la que crea situaciones de pasado o futuro, pues no creo que puedas o dispongas de algún vehiculo que te transporte a través del tiempo.

 

Bueno, si. Tienes esa mente maravillosa que lo hace a menudo ¿verdad? Y  te traslada a lugares donde estuviste, junto a personas con la que estuviste, incluso te hace posible revivir momentos de tu vida como si fueran presentes, especialmente los momentos difíciles y dolorosos.

 

Es como si mas que una maquina del tiempo tuvieras un conjelador de los recuerdos dolorosos y los pudieras sacar, atemperar y tenerlos frescos y listos para cocinar de nuevo. Así puedes volver a degustarlos y saborearlos bien, una vez más como si fuera la primera vez. Luego, puedes volver a guardarlos al congelador de la memoria hasta la próxima vez que necesites una nueva ración.

 

Esos recuerdos congelados pueden ser de todo tipo; una pérdida, una traición o infidelidad que sufriste, un fracaso profesional, sentimental o un accidente.

 

Sea lo que sea, ya no existe y aunque hayan sido momentos dolorosos nada puedes hacer por cambiarlos pues forman parte del pasado, de nada sirve tampoco lamentar haber actuado de otra forma en aquel momento pues tampoco sabes ni sabrás jamás  lo que hubiera sucedido en tal caso.

 

O puede que sean buenos recuerdos y vivencias que añoras, que echas de menos y entonces en lugar de estar agradecido por haberlos vividos te entristece que ya hayan pasado, o sea, lo que buscas es retener esas situaciones o repetirlas, pero de nuevo, otra vez, son pasado y ya no están…tan sólo te haces daño no aceptando la situación.

 

 

Ahora bien, no quiero que pienses que desde la visión minduflness no se tiene en cuenta el sufrimiento humano. Yo entiendo y respeto absolutamente tu dolor y entiendo ese sentir en momentos dificiles. Aquí tan solo mi misión es ayudarte a superar, a no estancarte en esos recuerdos o pérdidas dolorosas. Y para ello lo mejor es desde el momento presente hacer algo para ayudar a otros que sufren, es la mejor forma que el ser humano tiene para senstirse útil, pleno y feliz de una forma sana y sincera.

 

Y luego está el futuro…

 

Todo lo que no percibes como pasado lo percibes como futuro, cosas, personas o situaciones por llegar. Así que una vez más no estás viviendo el presente. Además enfocarte obsesivamente en el futuro te puede generar estrés, angustia y preocupación pues en el fondo sabes que eso que te propones conseguir aun no ha llegado y deseas que se materialice.

 

Claro, me puedes decir: “como voy a estar agusto con este presente si estoy en la cola del paro, o estoy solo sin pareja, o estoy agobiado en la oficina, este presente no me gusta”.

 

Es perfectamente válido y sano que desees mejorar esos aspectos de tu vida, ya sean profesionales o personales y para ello tendrás que tomar decisiones AHORA en este momento presente de lo que quieres para otro momento que aún está por llegar; siendo muy consciente eso si, de que la vida sucede en este momento y que la planificación de un futuro no debería ser usado como una evasión del presente.

 

Luego entonces, para hacer de tu vida una experiencia presente lo primero es darte cuenta de la forma que tu mente se desplaza entre pasado y futuro. Tal vez el entorno social, o cierta tendencia de lo que vemos en otros nos vuelca continuamente hacia la consecución de metas, metas que lógicamente siempre están situadas en un momento futuro, con lo que acabamos siempre proyectados hacia ese espacio que aun no existe pero al que pretendemos llegar.

 

Las técnicas de Mindfulness o atención plena sirven para desactivar esa tendencia automática que no te deja tener la sensación de estar viviendo este momento. De hecho acabamos asumiendo como algo normal que nada interesante y bueno sucede en el presente y que lo mejor “vendrá después”, bueno, tal vez sí te sientas agusto en momentos vacacionales o festivos, disfrutando de la naturaleza o de alguna afición, pero se trata de sentir precisamente esa conciencia del presente también en otros momentos mas “simples” o aparentemente poco estimulantes.

 

Y como hacerlo?

 

Mente de principiante, esta es una de las actitudes de fondo en Mindfulness y ser capaz de desarrollar esa forma de ver la experiencia presente es clave para ser consciente de que cada momento vivido es único e irrepetible. En la mente de principiante hay muchas posibilidades, en la del experto, sólo unas pocas.

Confianza: Aprender a confiar en uno mismo, sin cargar con lo anteriormente
vivido. Cada experiencia es nueva, si observamos vemos que todo cambia en la Naturaleza
a cada instante.

Soltar: No aferrarse a experiencias o personas del pasado, saber perdonar para poder soltarlo.

 

 

Haciendo meditación. Por supuesto la  práctica formal o “sentada” diaria es fundamental para enseñar a tu mente a permanecer en el presente.

 

 

Aquí te he dejado cuatro básicas actitudes de fondo de mindfulness. El cultivo de ellas traerá frutos en forma de mejor vivencia del momento presente. También te ayudará a gestionar mejor todas esas emociones que te hacen sufrir referentes a pasado y futuro.

 

Siempre puedes seguir aprendiendo nuevas técnicas y enfoques en este blog o en alguno de mis cursos o talleres.

 

Pronto habrá novedades para los suscriptores, te recomiendo que lo hagas si aún no lo hiciste

 

 

Gracias!

 

 

 

 

Deja un comentario