Mi experiencia de un curso Vipassana

 

 

En esta nueva entrada te hablaré de mi vivencia de un curso-retiro de diez días de meditación Vipassana. Una experiencia intensa y muy esclarecedora en algunos e importantes aspectos de mi Ser interior.

Espero que leas hasta el final lo que aquí te cuento, pues creo que este es uno de artículos más personales  publicados en mi blog y que espero te pueda aportar algo si alguna vez decides hacer un retiro de este tipo.

 

UN FIN DE AÑO DIFERENTE.

 

El curso-retiro Vipassana se iba a desarrollar entre el 26 de diciembre y el 6 de enero. O sea, durante esos diez días de meditación y silencio iba a suceder algo fuera del recinto del retiro (un albergue dedicado a ejercicios espirituales en Chueca, un pueblo de Toledo) muy distinto a lo que sucedería dentro.

 

A pesar de que en los últimos años mis celebraciones del año nuevo se limitaban a comerme las 12 uvas de rigor y brindar con una copa de cava o, en algún año, de un sucedáneo sin alcohol acompañado de la familia, lo de este año iba a ser muy diferente de todo eso.

 

Era consciente y conocedor de las normas de conducta impuestas por la organización del curso, la Fundación Privada Vipassana (www.es.dhamma.org) creada por S.N. Goenka, maestro de meditación Vipassana en la tradición de Sayagyi U Ba Khin de Birmania.

 

Estas normas consistían en el Noble Silencio durante el curso, no estaba permitido hablar ni comunicarse con los demás compañeros con gestos o miradas. Así mismo, estaba prohibido el consumo de tabaco, alcohol o cualquier otro intoxicante de la mente o el cuerpo.

 

También había una segregación de sexos, separados hombres de mujeres, que sólo coincidían en la sala de meditación. Estaba prohibido el uso de libros, aparatos electrónicos o teléfonos durante el curso.

 

Todas estas medidas se imponen con el único fin de que los alumnos del curso estén plenamente entregados a la práctica de la meditación Vipassana, libres de otras distracciones.

 

Por lo tanto, era evidente que el curso-retiro se iba a desarrollar totalmente al margen de celebraciones de año nuevo o reyes…de hecho yo buscaba eso, vivir de una forma distinta esos días en los que parece que, aquí en occidente, es “obligatorio” celebrar.

 

El ser humano creó los calendarios, las formas de medir el tiempo, etc… y a veces me gusta recordar que todo eso, al igual que los pensamientos, no son más que fabricaciones de la mente humana.

 

 

 

 

Pero ese es tema para otro post, hoy te voy a hablar de mi experiencia de un curso Vipassana.

 

 

Después de rellenar la ficha de inscripción y asignarte la cama, nos reunieron a todos en el salón para darnos las instrucciones pertinentes. Después de una cena ligera (la única de todo el retiro) comenzaba el Noble Silencio. Toque de gong a las 21:30 h. y a dormir hasta el toque de despertar, que era a las 4:00 horas.

 

Así, comenzaban unas largas jornadas dedicadas a la práctica meditativa, desde las 4:30 y con algunos descansos, hasta la última meditación de grupo a las 21 horas después del discurso de cada noche, un audio traducido al español de las enseñanzas de S.N. Goenka.

 

Desayuno a las 7 y almuerzo a las 11, para luego a las 17 horas hacer una merienda ligera con fruta y/o leche e infusiones.

 

Se trataba de no embotar la mente con exceso de comida. Aunque en el desayuno y la comida se podía repetir, la recomendación era no excederse. La comida era por supuesto vegetariana, pues entre los preceptos a cumplir estaba el no matar, y por tanto no sería correcto disponer de la vida de un animal para ese fin.

 

Creo que, si no eres vegetariano, asistir a este tipo de retiros puede ser un buen comienzo para serlo. Te ayudará a tomar conciencia de lo innecesario de matar a un ser vivo como tú para tener un trozo de su carne en tu plato. ¿A que se ve diferente ese filete?

 

 

Pues bien, así, básicamente, transcurrían los días. Reconozco la dureza de la situación. Las muchas horas sentado meditando (hasta 8 o 10 por día) hacían que te doliera todo el cuerpo. Daba igual el uso de banquito, zafus, cojines o sillas, al final el cuerpo se rebela ante esa quietud impuesta y surge el dolor…y la maravillosa oportunidad de tener la comprensión de Anicca, la ley de impermanencia.

 

¿Y qué quiere decir esto? Pues que, tal como se nos hacía ver en cada instrucción y explicación por parte de las grabaciones del maestro Goenka, debemos ser conscientes de que todo tiene un principio y un final, que nada es eterno y todo es impermanente, absolutamente todo. Esa ley de impermanencia, Anicca, era repetida una y otra vez en cada guía de las meditaciones.

 

La experiencia del silencio.

 

Como dije más arriba, desde el primer día hasta el noveno se establece el Noble Silencio. No estaba permitido nada más que hablar con los profesores a unas horas destinadas a consultas sobre la técnica. Y por supuesto, entre compañeros ni siquiera era recomendable el contacto visual ni comunicarse con gestos.

 

 

Para mí fue una gran experiencia. Puede que la técnica no fuera exactamente igual que la que yo practico en Mindfulness, pero el simple hecho de permanecer sin hablar con nadie diez días tiene unos profundos efectos sobre la psique. En mi caso, los primeros días fueron tal vez los más reveladores. A través de sueños, pesadillas o simples “destellos de comprensión” estando despierto, pude darme cuenta de cosas de las que en la vida de la calle no me percataba; sobre mi situación actual,  en el ámbito personal y  relacional.

 

 

 

A pesar de mi trabajo interior de los últimos años y la meditación practicada a diario, el hecho de permanecer sin comunicarse con nadie en unos días te abre una puerta al subconsciente. Una puerta que en la vida normal habitualmente no se puede abrir pues, sin darnos cuenta, nos movemos en la mayoría de los casos guiados por el subconsciente; y el “ruido” exterior de nuestra vida relacional, nuestras tareas y ocupaciones nos alejan de ese silencio interior y esa introspección que se produce en un retiro de silencio.

 

 

 

Será tal vez por eso que cada día me daba la impresión de haber durado una semana, y no era porque se me hiciera tedioso, sino porque estaba con la atención muy despierta y mirando hacia mí.

 

Tal vez por ese espacio de silencio tan firmemente establecido, recomiendo a toda persona que desee conocerse mejor a sí mismo realizar este tipo de retiros.

 

 

Yo había experimentado espacios de silencios más cortos en retiros de formación y prácticas pero no con la intensidad de un curso Vipassana.

 

 

He de reconocer que, los primeros días (como supe al final hablando con otros compañeros), te dan ganas de abandonar e irte. De hecho, en algunos casos me daba cuenta de que, de pronto, algunos compañeros desaparecían para no volver.

Hay que mantenerse firme en el compromiso que se establece al inicio del curso y ser consciente de que abandonar a medio camino no era nada bueno. Yo me imaginaba que estábamos en un barco cruzando un mar en el que la llegada a la otra orilla nos aportaría un nuevo nivel de conciencia.

 

 

Realmente era así, no podíamos salir del recinto y estábamos totalmente aislados del mundo exterior. Realizando unas prácticas, cumpliendo unos horarios fijos y hasta lavando a mano nuestras ropas y  utensilios de la comida.

 

Me di cuenta de ello y, cuando me asaltaban las ganas de abandonar, pensaba : “¿qué va a ser de mí en medio del océano? Tendría que volver a nado hacia el punto de salida y no llegaría a la otra orilla encontrando ese lugar distinto del que salí. También dejaría a mis compañeros haciendo la travesía y tal vez mi falta les podría desmotivar también.”

 

El noveno día yo entendí que habíamos llegado a puerto, pues nos permitieron hablar desde media mañana con el fin de adaptarnos al mundo exterior progresivamente. Así que, a los compañeros que por fin podía saludar, les decía: “ ¡ya llegamos a puerto! “. Y así finalmente, pisamos tierra el día número once por la mañana después del desayuno.

 

 

Sobre los horarios ya he dicho algo y no me quiero extender mucho, en la web de mi amiga Naylín Nuñez, Yogaesmas.com ella cuenta su experiencia y da ese tipo de detalles.

 

Yo he intentado en este post resumir mi vivencia desde lo que yo sentí en esos días. Próximamente escribiré otro post para observar, desde la distancia de unos meses, la percepción de lo allí vivido.

 

Tan solo recomendarte que en tu vida alguna vez realices un retiro de este tipo pues, lo que vas a aprender de ti en esos días, no lo puedes aprender en circunstancias normales.

 

 

¿Qué te ha parecido mi experiencia de un curso Vipassana?

 

 

Te invito a dejar tus comentarios o preguntas al respecto y, si no lo has hecho aún, a suscribirte al blog. Con la suscripción recibirás un mini curso de introducción a Mindfulness de cinco días.

 

 

Un abrazo desde el corazón.

 

Luis Miguel Colado.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4 thoughts on “Mi experiencia de un curso Vipassana

  1. Hola me Llano Neddy ,a mi me asalta una pregunta. teminar el
    Curso vipassana y salir a la vida mundana. Es posible que olvides Por momentos o dias tus afectos y o allegados?.. es normal?..

    1. Hola Neddy. En mi experiencia no ha sucedido tal cosa. De hecho, si sucede algo así creo que no se ha captado bien, ni se ha integrado bien la práctica Vipassana. El hecho de permanecer unos días en silencio y haciendo meditación intensiva del tipo que estamos hablando, no debería afectar a recuerdos o identidades referentes a la persona física y social que eres. El propósito de la práctica Vipassana es enseñarte a observar los estados cambiantes e impermanentes del cuerpo físico y a consecuencia de ello llegar al entendimiento de que los procesos mentales y emocionales también son transitorios.
      La práctica de cualquier tipo de meditación o auto indagaciòn no debe llevar a un estado de “desconexión”, pues precisamente la finalidad es la contraria, la de hacer comprender que formamos parte de una totalidad en la que no hay separación, y que el equilibrio reside en ser conscientes de esa conciencia pura. Un saludo.

  2. Hola,

    Me han aceptado para un curso de 10 días en mayo, hace tiempo que quería hacerlo pero no sé si estoy preparada y con fuerza mental y me da miedo que me genere más miedos y dudas que al revés, crees que debería hacerlo igualmente ya que la oportunidad se me ha presentado y puedo hacerlo?

    Muchas gracias

    1. Hola Esther. No se cual es tu experiencia en la meditación y en otro tipo de retiros. Yo te puedo decir desde mi visión que un retiro vipassana de silencio es algo retador. Te puede ayudar mucho o tal vez no seas capaz de finalizarlo. Por un lado mantener el silencio absoluto esos días puede ser difícil para algunos, mientras que otros disfrutaran mucho esa posibilidad casi única de poder encontrar un ambiente propicio a ello. Igualmente, meditar durante unas 8 o 10 horas diarias para algunos (la mayoría) puede ser duro a nivel físico y mental. Mientras que para otros sea un regalo poder disponer de tanto tiempo para hacerlo, pues es algo difícil de lograr en la vida normal. Por tanto, no hay un consejo aplicable ya que depende de cada persona y del momento vital de esa persona.
      Sólo desde mi punto de vista te diré que puede ser equivocado ir con miedos hacia esa experiencia. ¿Miedo a que? Tal vez sea una buena ocasión para enfrentarte a ellos y vencerlos de una vez. O tal vez esos miedos indiquen falta de preparación para el curso. Sólo puedes hacer caso a tu corazón y la decisión será la correcta. Las decisiones que tomes con la mente nunca serán acertadas pues en ellas se alojan esos miedos….amiga, escucha a tu corazón y da el paso correcto. Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.