search
top

Que es la meditación de atención plena.

En esta nueva entrada tienes una explicación sobre las técnicas de atención plena y de como su incorporación a tu vida puede ser de gran utilidad.

La práctica de la meditación de atención plena, que es lo que actualmente en occidente
conocemos como mindfulness, se desarrolló a lo largo de miles de años de evolución cultural
como antídoto natural a los hábitos de nuestros corazones y nuestras mentes, que volvían la
vida mucho más difícil de lo que era en realidad.

Cuando nuestras mentes se vuelcan en la
preocupación por la posibilidad de ser atacados o quedarnos sin comida, la atención plena
nos ayuda a volvernos hacia la relativa seguridad del momento presente.

Cuando hacen
comparaciones envidiosas o competitivas con otras personas, la práctica nos ayuda a ver
que cualquier aparente “rango” entre nosotros es incierto e impermanente, pues unas veces
ganamos y otras perdemos. Cuando nuestras mentes protestan por alguna incomodidad o
inconveniente, la meditación nos ayuda a comprender que es la protesta en sí lo que nos
causa sufrimiento y no el hecho en sí mismo. Incluso cuando la enfermedad o la muerte nos
visitan inevitablemente, a nosotros o a alguien de nuestro entorno cercano, nos ayuda a
comprender y a aceptar el orden natural.

Al ayudarnos a observar de manera exacta cómo
creamos nuestra propia desazón, la meditación nos ayuda a desprendernos de hábitos
mentales dolorosos y a sustituirlos por otros más útiles.

En realidad, el objetivo perseguido es calmar la mente para ver con claridad. Necesitamos
calmar la mente porque habitualmente ésta no se encuentra en un estado de serenidad,
sino más bien de agitación, además de frecuentemente en un diálogo interno interminable,
la “cháchara mental” a la que alude Tolle, y que los orientales llaman “mente de mono”:
continuamente saltando de un pensamiento a otro, sin orden ni concierto aparentes.

Es una
forma de pensamiento cavilador o rumiativo, que da vueltas sobre sí mismo sin conducirnos
a solución alguna.
Esta mente caviladora, no sólo no nos aporta soluciones a nuestros problemas, sino que,
frecuentemente los acentúa: se preocupa de forma exagerada por el pasado y el futuro sin
centrarse en lo que sucede realmente en el presente, con frecuencia produce ansiedad al
anticipar peligros inexistentes aún o al recordar desgracias y errores pasados.

Al evadirse
continuamente del presente, nos impide vivir la realidad que acontece en el momento único
que existe, el aquí y el ahora. En último término, nos impide vivir, ya que la vida sólo sucede
“ahora”.
Calmar la mente supone abandonar la mente de mono, la mente caviladora, y pasar a una
mente centrada en el presente, en lo que acontece en este momento y en este lugar precisos.

Aqui vas a encontrar muchas técnicas y píldoras para que integres en tu vida la práctica Mindfulness. Te invito a probarlas un tiempo y valorar las mejoras en tu vida.

Si te ha gustado comparte en redes sociales y deja algun comentario.

Gracias.

 

 

Deja un comentario

top